CÓDIGO DE ÉTICA DE LA FUERZA ARMADA NACIONAL

1. Seré responsable, en todo momento, por mis actos u omisiones en que incurra directamente o a consecuencia de mis funciones.

2. Estudiaré con ahínco para lograr el perfeccionamiento militar, así como una mejor educación ciudadana.

3. Seré justo e imparcial en el trato con mis subalternos y no les ordenaré algo que atente contra su dignidad e integridad moral.

4. Seré honesto en todos los actos de mi vida profesional y privada.

5. Contribuiré con el perfeccionamiento y desarrollo de las Fuerzas Armadas Nacionales. No emitiré juicios, ni ejecutaré acciones que desdigan de su prestigio y majestad.

6. Cumpliré y haré cumplir la disciplina, la subordinación y la exactitud en el deber militar.

7. Profesaré, practicaré y enseñaré permanentemente la doctrina del Libertador Simón Bolívar, Padre de la Patria.

8. La verdad será la guía permanente de todas las acciones de mi vida.

9. Amaré a Dios, a mi Patria y a mi familia; serán mis valores supremos, les dedicaré esfuerzos y lucharé por ellos hasta la muerte si fuere necesario.

10. Seré defensor permanente de nuestra Soberanía, Integridad Territorial y de la Constitución y las Leyes de la República.

Este código constituye la obligación primordial en el Militar. Se debe reflexionar sobre cada uno de sus enunciados, lo que representan para su vida profesional y privada; y las obligaciones que se derivan en cada caso. Recordemos que la institución Militar constituye una reserva moral de la sociedad, que como tal es considerada y enjuiciada por el entorno social, y no se espera de sus integrantes menos que una conducta intachable y ajustada a los valores, costumbres y tradiciones características de la identidad nacional.

MORAL MILITAR

Conjunto de reglas que enseñan al personal militar a no apartarse de las normas y obligaciones que imponen el cumplimiento del deber y a alejarse de todo aquello que vaya contra la Institución militar. Se puede definir como el estado mental del individuo hacia sí mismo, sus compañeros, la vida con la Fuerza Armada y todas las otras cosas que le sean importantes.

La historia nos dice que el hombre se ha preocupado por diferenciar sus actitudes, sean éstas, buenas o malas, pacíficas o amenazadoras. Es así como sus primeras manifestaciones de moral van a la par de sus primeras manifestaciones religiosas y culturales, reflejando tal vez, lo que podría llamarse una inquietud social.

No existe moral sin la verdad, por ser la verdad el fundamento principal de la moral, en consecuencia, el militar debe rendir culto a la verdad como una condición indispensable en su desarrollo profesional. Todo ello proveerá a los Jefes de suficiente moral para actuar y decidir correctamente.

Para lograr y mantener un clima moral y saludable en la Institución Militar, la verdad y la honestidad deben existir en todos los aspectos del servicio. Es preciso, desde que se inicia la carrera, hacer cumplir los reglamentos y normas que rigen a los militares dentro y fuera de la Institución, y recordarla necesidad ajustarse a los principios morales y valores éticos que se predican en los diferentes Institutos de Formación.

La moral es un estado del espíritu y se conserva al cultivar altos valores de dignidad, lucir el uniforme con orgullo, vestir con corrección, ocuparse cada quien de su trabajo en el área de sus atribuciones, sin estar pendiente del de los demás, pues cada individuo tiene quien lo supervise, y sobre todo, cada uno tiene su propia conciencia, a la cual no se puede engañar.

EL PROFESIONALISMO MILITAR

Según Donald Bletz, el profesional militar viene a ser: "El oficial de carrera que se consagra a la experticia, responsabilidad y pertenencia de la profesión de armas". Sin embargo, esta estriba mucho más que en el simple hecho de pertenecer a la oficialidad; es una condición determinada en concordancia por el Oficial y su gobierno, y solo se dará a quienes posean la competencia necesaria y hagan un pronunciamiento incondicional de cumplimiento del deber. Es por esto, que la carrera militar es reconocida como un llamado especial, una devoción que lleva a la entrega total en aras de un ideal del deber, estando implícito el ofrendar la vida si es necesario.

Principios básicos que orientan la profesión Militar:

1. La profesión Militar es persé meritoria, la pertenencia y permanencia está definida por la capacidad y competencia del individuo; ofrece una absoluta igualdad de oportunidades en función a los méritos propios de cada quien.

2. La profesión Militar es un apostolado. Demanda una entrega total al logro de sus objetivos y una devoción a la observancia de los principios y valores que la caracterizan.

3. La profesión Militar no se basa en la percepción de un emolumento como contraprestación de los servicios prestados. El Oficial colocará el servicio de la Patria por encima de la percepción de un salario. Su mayor recompensa estará en la satisfacción del deber cumplido.

4. La profesión Militar persigue el servicio a la colectividad y a la nación, de acuerdo con lo establecido en la Constitución y las Leyes de la República. Por ello, el profesional Militar es un servidor público sometido a la autoridad civil legalmente constituida y ejerce sus funciones con resolución para lograr la seguridad y el bienestar de sus compatriotas.

5. La profesión Militar constituye un reservorio moral de la sociedad. El Militar debe apegarse de una manera irrestricta a los valores establecidos por la sociedad y siempre estará dispuesto al escrutinio de la colectividad.

6. La profesión Militar exige la observancia del Código Ético como una forma de consolidar la condición profesional de sus miembros y preservarlos. El Código es un excelente medio de clarificar las situaciones que puedan en alguna forma comprometer la ética profesional